Tratamiento de la depresión en la mujer.

La depresión es una enfermedad grave cuyos efectos alcanzan a todas las áreas de la vida de una persona. En el caso concreto de las mujeres, las causas de la depresión no son uniformes, pero cada vez se trabaja más teniendo claro que estas causas y el patrón de síntomas en la depresión femenina son diferentes a las del varón. De igual forma, en todos los países en los que se han realizado estudios los resultados demuestran que las mujeres padecen el doble de depresión que los hombres. Esta diferencia persiste sin encontrar excepción teniendo en cuenta las diferencias raciales, étnicas o de clase socioeconómica. Por tanto, debido a que las causas, el patrón de síntomas y el mayor riesgo de sufrir depresión es diferente que en el varón, se hace imprescindible entender específicamente la depresión en la mujer para lograr los mejores resultados en su tratamiento.

Antes de seguir un mensaje debe quedar claro: la depresión puede superarse y, cuanto más sepamos acerca de su expresión particular en las mujeres, mejor preparados estaremos para tratarla. El hecho de que las personas deprimidas no reciban el tratamiento necesario puede tener severas consecuencias tales como la cronificación de sus problemas emocionales o el aumento del riesgo de suicidio. Por tanto, la aplicación de una intervención adecuada debe ser un objetivo principal. Centrándonos en la población española, los estudios llevados a cabo en los últimos años en población adulta muestran una prevalencia de la depresión en un intervalo que va del 9,6% al 20,2% de la población.

Síntomas de la depresión en la mujer.
Los síntomas de la depresión en la mujer más frecuentes son:

Pérdida de interés o placer en actividades que antes disfrutaba.

Falta de fuerzas para llevar a cabo actividades cotidianas.

Sensación de fatiga durante todo el día.

Sentimientos de culpa, vacío y desvalorización.

Dificultad para concentrarse.

Pensamientos suicidas o pensamientos recurrentes de muerte.

Alteración del patrón de sueño (dormir más o dormir menos).

Alteración de la ingesta (aumento del apetito y cambios de peso).

infografia depresión en mujeres

Diferencias entre de la depresión del hombre y la mujer.

Aunque ambos grupos comparten algunos de los síntomas, las mujeres tienen tendencia a experimentar ciertos síntomas con más frecuencia que los hombres, en concreto, suelen mostrar más síntomas atípicos en la depresión. Por ejemplo, en vez de dormir o comer menos tienden a aumentar la ingesta, dormir más horas y aumentar de peso. Por otro lado, el trastorno afectivo estacional en los meses de invierno, provocada por la disminución de la luz sol, es más común en las mujeres.

Otra diferencia es la mayor incidencia de problemas de tiroides en las mujeres, una patología que puede causar depresión, lo que nunca se ha de olvidar a la hora del diagnóstico de esta patología en la población femenina.

Causas de la depresión en la mujer.

Existen una serie de teorías que pretenden encontrar una explicación a la mayor incidencia de la depresión en la mujer que en el hombre. Han sido tenidos en cuenta muchos factores, incluidos los factores biológicos, psicológicos y sociales.

Causas biológicas y hormonales de la depresión en la mujer.

Los problemas premenstruales, es decir, las fluctuaciones hormonales durante el ciclo menstrual pueden causar irritabilidad, fatiga y reactividad emocional, entre otros síntomas. Para algunas mujeres estos síntomas producen una alteración severa en sus vidas, diagnosticándose entonces el Síndrome Premenstrual (SPM).

El embarazo y la infertilidad pueden contribuir a la depresión a través de los cambios hormonales, así como el aborto involuntario yel embarazo no deseado. Después del parto algunas mujeres sufren cambios en el humor caracterizados por irritabilidad, fatiga, accesos de llanto sin razón, pérdida del apetito y dificultades para conciliar el sueño. Estos síntomas aparecen entre el tercer y el quinto día posterior al parto. La causa de estos estados de ánimo se debe al aumento excesivo de los niveles de estrógenos y progesterona que afecta a las emociones. Si se suma el sueño interrumpido por el llanto del bebé y el desgaste físico de dar el pecho es fácil entender lo común de este trastorno. Sólo se ha de consultar al profesional si el estado de ánimo decaído perdura pasadas unas semanas.

La perimenopausia (etapa que conduce a la menopausia) y la menopausia ponen en mayor riesgo de sufrir depresión, debido a que las hormonas fluctúan con rapidez.

Causas psicológicas de la depresión en la mujer.

Las mujeres son más propensas a rumiar cuando están deprimidas, llorar para liberar la tensión emocional y hablar de sus problemas con sus allegados. En muchas ocasiones esto último empeora la situación. La respuesta psicológica femenina al estrés incluye producir más hormonas que los hombres, lo que también puede estar mediando en su respuesta. Las presiones psicosociales sobre la autoimagen y la imagen corporal también juegan un papel muy importante.

Causas sociales de la depresión en la mujer.

Las causas más habituales en la mujer incluyen:

– Los problemas de pareja y el mantenimiento del equilibrio entre las presiones de la carrera profesional y la vida familiar.

– Las responsabilidades familiares, como el cuidado de los hijos, la pareja o padres ancianos.

– Experiencias de discriminación en el trabajo o no alcanzar metas importantes en su proyecto de vida.

– Problemas económicos persistentes.

El tratamiento de la depresión en las mujeres.

En su mayor parte, las mujeres que sufren de depresión reciben el mismo tipo de tratamiento que los hombres. Los principales métodos de tratamiento son la psicoterapia cognitivo-conductual y los fármacos antidepresivos. Sin embargo, hay algunas consideraciones especiales de tratamiento para la depresión en las mujeres que no debemos olvidar.

Las fluctuaciones hormonales relacionados con el ciclo reproductivo pueden tener una profunda influencia en el estado de ánimo de una mujer. Todos estos hitos en el ciclo reproductivo puede influir o desencadenar la depresión. También es importante tener en cuenta los efectos secundarios relacionados con el estado de ánimo de la medicación de control de natalidad o terapia de reemplazo hormonal. Por otro lado, las mujeres son más propensas a sufrir simultáneamente a la depresión trastornos de ansiedad y trastornos de la alimentación.

¿Qué puedo hacer ante la depresión?

Usted puede hacer mucho para mejorar en su depresión llevando a cabo ligeros y simples cambios en su estilo de vida:

1 – Haga ejercicio todos los días. Las investigaciones han demostrado que es tan efectivo como la medicación antidepresiva. Una hora de paseo a buen ritmo es suficiente.

2 – Hable de sus sentimientos con alguien de confianza, pero lo convierta en el único tema de su conversación.

3 – Cuide su alimentación; con ello cuidará su salud pero también aumentará su bienestar psicológico al sentir que se está preocupando y mimando a sí misma.

4 – Duerma. Ni más ni menos que antes.

5 – Haga actividades positivas, al aire libre, con gente, divertidas.

6 – No se aísle, aunque sea lo único de lo que tenga realmente ganas. Busque varios grupos de amigos y vaya alternando su compañía.

7 – Tome el sol unos minutos cada día. La luz solar ayuda a mejorar el estado de ánimo produciendo vitamina D. Esta vitamina es uno de los componentes que colaboran en la creación de serotonina (neurotransmisor que interviene en otros neurotransmisores como la dopamina y la noradrenalina, relacionados con la ansiedad, el miedo, la agresividad y la angustia).

Fuentes:

Harvard Mecial School (2004). How biology and society may make women more vulnerable to mood disorders.

Cano y col. (2012). La depresión en atención primaria: prevalencia, diagnóstico y tratamiento. Papeles del psicólogo. 2012. Vol. 33 (1). pp2-11.

  3 comments for “Tratamiento de la depresión en la mujer.

  1. Janet Isabel Gonzalez
    9 julio, 2014 at 5:33 am

    Es un tema profundo, gracias por su excelente aporte.

  2. Griselda Elizabeth STEFANI
    9 julio, 2014 at 9:32 am

    José Manuel, muy claro has sido en el tratamiento del tema con una excelente presentación y un vocabulario muy accesible, motivos suficientes para que lo haya compartido en mi Facebook a modo de prevención…, atención…, observación y consulta. Gracias por compartirlo.

  3. Dr. Alfredo Kuri Cano
    9 julio, 2014 at 11:37 am

    Tanto el psicoanálisis, la psicopatología y las teorías del desarrollo tardaron en considerar los determinantes del género. Así, trabajos como los de José Manuel me parecen atinados y pertinentes al considerar las diferencias de género en la depresión.Felicidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te gustaría enviar este artículo a un amigo?