Se ha abierto la veda

  El Tribunal Supremo despide el año con una sentencia que ha ocupado las portadas en los medios y provocado un torrente de comentarios en Internet, precisamente en un tema que ha marcado el 2014. La Sección 1 de lo Civil ha afirmado que “la custodia compartida conlleva como premisa la necesidad de que entre los padres exista una relación de mutuo respeto que permita la adopción actitudes (sic) y conductas que beneficien al menor”.

  Existen dos grandes motivos para el conflicto entre partes. El primero es que hay gente que necesita el conflicto para su propia existencia. Necesita vivir enfrentado a otro para dar sentido a su mensaje, para tener una razón que les justifique.

(…)

  En las rupturas de pareja nos encontramos aquellos que, una vez que ya nada les queda en común, utilizan lo que sea para seguir manteniendo una relación, aún tóxica, con el otro. No les importa el precio que tienen que pagar, ni aún qué usar y por eso no dudan en utilizar a sus hijos como cosas que lanzar al otro a la cabeza.

(…)

  El segundo motivo para el conflicto es la consecuencia directa de lo anterior. Las acciones de aquellos que no son nada, si cada vez que abren la boca no esputan su rabia contra el que consideran su oponente o adoptan una posición victimista para justificar su reacción agresiva y desproporcionada, es que el conflicto provoca ganancias. Las ganancias pueden ser de diversa naturaleza. Las hay materiales, como podría ser el dinero o una propiedad, pero las más comunes son emocionales. 

(…)

  El Tribunal Supremo acaba de abrir la veda, al dar el argumento fácil a todos aquellos que quieran seguir encontrando útil a su ex para que inunden los juzgados con mil denuncias e interferencias en las resoluciones judiciales, en un país con juzgados ya saturados, incapaces de resolver pronto los asuntos que ya tienen. Acaba de poner un gran obstáculo para que podamos ser útiles a la hora de defender a las mujeres maltratadas que necesitan acciones rápidas y contundentes, ya que sus legítimas reclamaciones se van a amontonar en la misma pila que las instrumentales y los ya escasos medios se van a tener que repartir aún entre todos ellos. Acaba de dejar sin protección a decenas de miles de niños que son usados cada año como herramientas útiles en manos de individuos tóxicos. Y todo ello con un argumento sin apoyo científico alguno. 

Artículo completo en el Diario de Sevilla

Fuente:

Tribunal Supremo, Sala de lo Civil, Sentencia Nº: 619/2014 de 30 de octubre de 2014.

  1 comment for “Se ha abierto la veda

  1. Justicia
    16 febrero, 2015 at 6:04 pm

    La veda ya se abrió con la perversa Ley Integral de Violencia de Gënero, esa que no previene ni disminuye las muertes, y que hace que cientos de miles de hombres hayan pasado una o varias noches en la cárcel siendo inocentes, apartándolos de sus casas, hijos y enseres más personales a causa de miles de denuncias que se acaban archivando. El ejemplo perfecto es Aragón, cuando implantaron la custodia compartida “misteriosamente” aumentaron las denuncias de maltrato más de un 25%. ¿Casualidad? Pues no. Siempre que exista cualquier tipo de argucia legal, por perversta que sea, para impedir se otorgue custodia compartida, ahí estarán las madres que dicen por sus hijas “matan”. Cuanto menos “mienten” para obtener el control absoluto sobre los hijos. Por suerte todavía hay muchos profesionales íntegros, como la psicóloga Gloria Meri, que condenan y denuncian este maltrato hacia el menor, afirmando que han detectado muchos casos en los que sin existir conflictividad entre los progenitores, uno de ellos lo intenta crear para no compartir cuidados de hijos. Mi enhorabuena Señor Aguilar por su lucha constante contra esta ideología de género que solamente que como cortina de humo predica igualdad, pero sus intenciones siempre acaban siendo desiguales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te gustaría enviar este artículo a un amigo?