¿Por qué no reconozco a mi pareja?

La parejas que fracasan y llegan a romper (una cosa no implica la otra) suelen pasar por una etapa en la que se presentan indicios que anuncian el negro desenlace.

El sarcasmo, los ataque personales, las burlas o bromas pesadas son algunos de los indicadores. Es habitual que se presente una proyección continua de los problemas: el otro es el responsable de todos los problemas. La proyección es un mecanismo de defensa que se presenta en situaciones de confusión y conflicto emocional y permite atribuir a otras personas y objetos sentimientos e ideas propias que resultan inaceptables para el sujeto.

Con el tiempo uno o ambos miembros de la pareja adopta la postura de evitar el conflicto, de hablar y debatir, bien porque lo considera un sin sentido, bien porque quiere evitar que le hieran.

Esto provoca una espiral de tensión, ya que el otro reacciona reclamando más atención, conversación o directamente evalúa el comportamiento de su pareja como un ataque.

En una parte importante de las ocasiones alguno de los miembros de la pareja me transmiten, no sin cierto asombro, que no reconocen a la persona con la que una vez decidieron compartir su vida. Dos razones se encuentran en la base de esto: la proyección que explicaba arriba y la evolución en paralelo. Cuando la relación se comienza a deteriorar la pareja comienza a tener vidas, experiencias y espacios que no comparte con el otro. Evoluciona de forma diferente, lo que hace que muchos de los aprendizajes ya no sean compartidos. Las experiencias están en la base de nuevas creencias e ideas y, con el tiempo, nos hace un extraño ante el otro.

  4 comments for “¿Por qué no reconozco a mi pareja?

  1. PAULINA CORDOVA
    24 marzo, 2014 at 2:31 pm

    Por lo cual considero necesario ir creando la cultura de que el amor de pareja y en pareja no es eterno, si no es presente, cada pareja debe amarse, solamente el dia de hoy.

    Gracias.

  2. Mercè
    11 abril, 2014 at 3:54 pm

    Estoy de acuerdo en que los progenitores evolucionan y con el paso de los años puede pasar que ninguno de los dos sea aquel que quiso compartir la vida con el otro.
    La proyección es un mecanismo de defensa que puede hundir al otro progenitor. Es una forma de maltrato.
    Crear la cultura de respeto hacia el otro, por lo que es (padre o madre) y por lo que representa, en beneficio de los hijos seria un gran reto.

  3. Ricardo
    11 febrero, 2017 at 4:05 am

    A mi me han servido de mucho estos tres vídeos que tratan de los psicopatas en la pareja. Me he reconocido en mi relación, y lo que es peor en el divorcio y en las cosas que ha hecho utilizando al niño.

    Yo creo que ciertas cosas que algunas personas hacen con sus hijos en procesos de divorcio solo se pueden hacer si no eres una persona equilibrada. Eso si, después mienten, manipulan y usan como si fuesen cosas a las pobres criaturas, con una finalidad única, aunque sea variado la forma de conseguirla. Destruir al otro. De hecho tengo la sensación de que cuando el psicópata ve que se va su presa entonces desata toda su ira por cualquier medio. Se dice que el psicópata no tiene sentimientos, yo creo que si. La ira. De hecho es el único sentimiento que puede tener ya que ese vacio afectivo que tiene por incapacidad lo llena el control sobre el correspondiente. En el momento que el correspondiente huye del psicópata desligandose de su control se desencadena una violencia extrema por el psicópata que se expresa en medio de un divorcio en forma de tratar de arruinar económicamente al otro pidiendo pensiones para sus hijos de locos, tratando de quedarse con la vivienda con la finalidad de que el correspondiente no tenga salidas vitales y la puntilla son el uso brutal de los hijos contra el padre empezando por cortar las comunicaciones con los hijos y la denuncia falsa, ya que saben que tienen presunción de veracidad (algo asi como darle un revólver cargado a la persona que más te odia, porque lo que sienten ante ese vacio existencial es un odio inmensuralble.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error

¿Te gustaría enviar este artículo a un amigo?