Perfiles psicológicos que favorecen el divorcio conflictivo.

Del mismo modo que existen rasgos psicológicos que apoyan el desarrollo de un buen divorcio, existen perfiles psicológicos que favorecen un divorcio conflictivo. Describiremos a los sujetos nerviosos, a los dependientes, a los negativos y a los pasivos, por ser los perfiles que se presentan con mayor frecuencia con la intención de que puedan prevenir o evitar problemas.

Los sujetos nerviosos, cuyo comportamiento puede verse afectado por una evaluación de la situación demasiado apresurada, son individuos susceptibles y emocionalmente más volátiles. Sus reacciones son extremas, lo que traerán consecuencias negativas y nuevos problemas. En un esquema de comportamiento semejante el divorcio es una situación que va a generar un fuerte estrés. Al no detenerse suficientemente, tienden a valorar las situaciones con prisa y sin profundidad, suelen provocar problemas innecesarios y agravar en exceso los presentes. Su filtro mental, entendido como un tipo de distorsión cognitiva predominante en estos sujetos, les hace centrarse en las circunstancias negativas y, en consecuencia, adoptar un punto de vista pesimista, mientras se desprecian las cosas positivas.

Los dependientes son aquellos que se ven incapaces de tomar decisiones por sí mismos. Buscan continuamente apoyarse en los demás para lograr apoyo en sus actos. Habitualmente han pasado de la “casa de sus padres” a la “casa con su pareja” o a la “casa de su segunda (o tercera, cuarta, etc.) pareja”, sin transiciones extensas entre medias. Su autoestima es muy baja, lo que les lleva a ver problemas en todas partes, a sentirse heridos con facilidad por cualquier crítica y a adoptar una postura pasiva ante la vida. Cuando se presenta una ruptura de pareja desarrollan sentimientos de desolación e inutilidad, miedo a quedar solos y no poder rehacer su vida. Buscan activamente encontrar una nueva “casa con su pareja” para cubrir el hueco creado por la ruptura, sin importar mucho la proyección de futuro que pudiera tener esa elección. Recurren al chantaje emocional, al victimismo, queriendo de esta forma resolver sus problemas y, con una gran frecuencia, a proyectar la culpa, centrándola en el otro como único responsable de la situación, llegando a necesitar convertirlos en verdaderos demonios.

divorcio conflictivo

Si las anteriores estrategias no funcionan las distorsiones cognitivas que se ponen en funcionamiento son la sobregeneralización (tomar elementos aislados y de ellos inferir una conclusión general que consideran como válida para toda circunstancia) y, especialmente, el pensamiento dicotómico o polarizado, haciendo que las personas que no estén con ellas sean valoradas como hostiles (o conmigo o contra mí), y aquellas personas que antes amaban pasan a ser despreciadas continuamente y responsables de todo sus males, inclusos años después de la ruptura.

Finalmente, los sujetos negativos y pasivos son aquellos que renuncian a actuar sobre lo que les ocurre, huyen de los problemas o sencillamente se quedan inmóviles ante su presencia. Buscan figuras a su alrededor en los que apoyarse para trasladarles la responsabilidad de sus decisiones. Desisten de sus propios derechos para complacer a los demás, pensando que de esta forma se resuelven mejor los problemas. Al no verse cubiertas sus expectativas su reacción puede ser explosiva, dirigiéndose tanto hacia los demás como hacia sí mismos. La visión catastrófica y la descalificación de lo positivo, la culpa y la personalización (asumen que ellos son los responsables únicos) son las distorsiones cognitivas más frecuentes.

En conclusión, si usted desea romper su relación de pareja tenga muy presente el tipo de personalidad que tiene delante porque en función de cómo sea será cómo se comporte. Poco o nada va a poder hacer para que cambie, porque seguramente su comportamiento será el responsable de la ruptura, pero sí puede no alimentar un fuego que tendrá consecuencias desastrosas en todas las esferas de sus vidas.

Espero sus sugerencias y ejemplos.

Fuente:

Aguilar, J.M. (2009). Tenemos que hablar. Ed. Taurus.

  2 comments for “Perfiles psicológicos que favorecen el divorcio conflictivo.

  1. Eduardo
    3 julio, 2014 at 2:36 am

    No estoy en ninguna de tus categorias. Quizas esté ella. Porque es intransigente a todo. No quiere dialogar. No está bien. La última vez me dijo que yo era un asesino que la quería matar. NO está en su norte, creo que no conoce los puntos cardinales….

  2. Manuel
    13 julio, 2014 at 6:54 pm

    Un saludo Jose Manuel. Yo creo que fuy demasiado pasivo mientras que ella creia que era perfecta, ademas era autoritaria, tenia que controlarlo todo y me formaba un pollo por cualquier tonteria delante de mis hijas. Yo le decia, ¿por que me lo dices delante de las niñas? y ella contestaba:–Para que se enteren de como eres. Asi lo hizo durante diez años y 5 meses despues de separarnos, dejaron de hablarme mis hijas. Hace 7 años que mis hijas no me hablan, y sin embargo mi es con la que no tengo contacto me llamo para felicitarme el cumpleaños hace tres. Lo que no entiendo es, porque me llama, yo solo le dije gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error

¿Te gustaría enviar este artículo a un amigo?