Modelos de custodia compartida

     La custodia compartida es un traje a medida en función de la disposición, capacidad y recursos de los que disfrutan los progenitores. Por esta razón podríamos decir que existiría una custodia compartida para cada familia, es decir, una solución para cada situación concreta. Sin embargo, existen modelos más comunes que nos pueden servir como guías a partir de los cuales trabajar, siempre con el objetivo de ajustarlos a nuestras propias necesidades.

¿Cómo decidir el modelo de custodia compartida?

     La norma general para decidir la custodia compartida es fijarnos qué hacía la pareja antes de la ruptura. Si ella tenía guardias de veinticuatro horas en su trabajo y él se quedaba con los niños podríamos plantearnos mantener esa rutina. Sin embargo, no podemos obviar que toda la realidad familiar ha dado un giro, en muchos casos radical, que hace imposible mantener las rutinas previas. Por ello los siguientes modelos nos permitirán tener una guía para la toma de decisiones.

Modelos de custodia compartida.

     Modelo 1: Se atribuye la guarda y custodia compartida de los menores por semanas alternas, con un régimen de visitas a favor del progenitor no custodio esa semana de martes y jueves, desde la salida del colegio o, en su caso, desde las 17.00 horas hasta las 20.30 horas, que será reintegrado al domicilio del progenitor custodio, uniéndose los puentes escolares y vacaciones por mitad conforme establece la sentencia de instancia.

modelo de custodia compartida

      Modelo 2: Se atribuye la guarda y custodia compartida de los menores por semanas alternas, con un régimen de visitas a favor del progenitor no custodio en esa semana de martes y jueves desde la salida del colegio o en su caso desde las 17.00 horas hasta la entrada en el colegio o en su caso las 09.00 horas del día siguiente, que será reintegrado al domicilio del progenitor custodio, uniéndose los puentes escolares y vacaciones por mitad conforme establece la sentencia de instancia.

modelo de custodia compartida 2

     Modelo 3: Se atribuye la guarda y custodia compartida de los menores de jueves a la salida del colegio hasta el lunes a su entrada al centro escolar o, en su caso, en el domicilio del progenitor no custodio, y jueves por la tarde desde las 17.00 horas hasta las 20.00 horas, que será reintegrado al domicilio del progenitor custodio, uniéndose los puentes escolares y vacaciones por mitad conforme establece la sentencia de instancia.

modelo de custodia compartida 3

     Modelo 4: Se atribuye la guarda y custodia compartida de los menores de jueves a la salida del colegio hasta el lunes a su entrada al centro escolar o, en su caso, en el domicilio del progenitor no custodio, y jueves por la tarde desde las 17.00 horas hasta la entrada en el colegio o, en su caso, las 09.00 horas del día siguiente, que será reintegrado al domicilio del progenitor custodio, uniéndose los puentes escolares y vacaciones por mitad conforme establece la sentencia de instancia.

modelo de custodia compartida 4Casos especiales de custodia compartida.

      Las familias formadas por trabajadores sanitarios, por miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad, y todos aquellos que tienen turnos variables que implican cambios frecuentes, son las que plantean mayor dificultad, a la hora de establecer un régimen de custodia. Lo ideal sería que con antelación suficiente los progenitores se comunicaran sus horarios laborales y con ello ajustaran sus tiempos de descanso a la custodia de sus hijos. Sin embargo, por razones diversas esto no puede llevarse a cabo, teniendo que tomar modelos que se alejan de los más comunes arriba recogidos.

     Un ejemplo real nos lo ofrece el Juez de Familia de Gijón, don Ángel Luis Campos: «Ella trabajaba en el casino de 22.00 horas a 05.00 de la mañana y el padre hasta las 17.00 horas. Por eso decidimos que el niño dormía con el padre los días que ella trabajaba, comiendo y pasando la tarde con la madre. Luego se repartían sus descansos para estar con el niño».

      En nuestra experiencia, estos serían los casos más claros en donde habría que mantener las rutinas que antes de la ruptura llevaba la familia. Antes, si mamá hacía guardias en el hospital, ese día lo pasaba con papá. Tras la ruptura debería ser igual. Si luego mamá tenía tres días de descanso, ella podría encargarse en ese tiempo de la hija. El que ahora ambos padres vivan en casas separadas no debería implicar otra diferencia, so pena que se prefiera que el hijo común termine pasando el día en que su madre esté trabajando con un profesional pagado para su cuidado, cuando su padre podría – y debería- hacer esa labor.

Algunas aclaraciones finales sobre la custodia compartida.

     La custodia es equivalente a convivencia y debe dejarse para la discusión y, en su caso, decisión por el juez, el ejercicio de la patria potestad, es decir, quién y cómo se toman las decisiones que afectan al menor en caso de desacuerdo.

     Finalmente, la custodia compartida no es sinónimo de no abonar alimentos. Se debe trabajar mucho el cómo, el quién y el qué implican esos alimentos, dejándolo claro en el convenio y recordando siempre que los alimentos son para cubrir las necesidades del hijo.

  3 comments for “Modelos de custodia compartida

  1. jorgelerga
    13 noviembre, 2015 at 7:37 am

    Totalmente de acuerdo

  2. Carolina
    25 agosto, 2018 at 11:32 pm

    Hola José Manuel, me interesa mucho tu opinión pero soy de Madrid, podríamos tener una consulta telefónica con el pago que sea necesario

    • JM Aguilar
      27 septiembre, 2018 at 11:06 am

      Sí, le contesto con un correo privado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Te gustaría enviar este artículo a un amigo?