Mes: febrero 2015

El mantenimiento de las rutinas del menor no es un argumento contra la custodia compartida.

      En repetidas ocasiones el argumento del mantenimiento de las rutinas de los menores se ha utilizado como justificación para no modificar las medidas previas adoptadas en el divorcio. Esta afirmación no es más que un ejemplo del uso oportunista de un argumento de otra disciplina de conocimiento -Psicología- para justificar una decisión jurídica, algo que sólo se puede entender ante…

¿Te gustaría enviar este artículo a un amigo?